domingo, 13 de mayo de 2012

Se repite otra vez.


En Manzanares (Ciudad Real), un nuevo asesinato y posterior suicidio apunta a ser un caso de violencia machista.

El marido se ahorca después de asesinar a su mujer de un fuerte golpe en la cabeza.

Se estaban divorciando.

No había denuncias previas, ni antecedentes de malos tratos en la familia.

Se repite otra vez.

Supongo que el suicidio del marido, posterior al asesinato intenta demostrar el arrepentimiento, pero ni así se debe convertir en atenuante de su crimen.

Se repite otra vez…Cuando se pregunta entre los vecinos de la pareja la opinión que de ellos tenían dicen que “era una pareja normal, bien avenida”, “no sabíamos que tuvieran problemas”, “ha sido una sorpresa”, “no nos lo podíamos imaginar”

Mismo patrón, mismo resultado.

José Ramiro, Bloguero