jueves, 3 de mayo de 2012

Si se demuestra (parece probable),Todo el peso de la ley

¡NO! A LA PRESCRIPCIÓN DE LOS DELITOS DE PEDERASTIA
Arranca en Las Palmas el juicio por uno de los mayores casos de pederastia

El caso "kárate", donde se juzga a cuatro monitores de kárate (no se han comido el coco para ponerle nombre al caso) por abusar durante años de más de 60 de sus alumnos por "presunta" pederastia arranca en Las Palmas.

Desde lejos, y respetando siempre la "presunción" de inocencia, parece poco probable que más de 100 personas (aunque en el juicio solo están presentes 38 como acusación), se pongan de acuerdo para inculpar en un delito tan terrible a cuatro pobres monitores de ese deporte.

Los abusos, siempre presuntamente, a que se refieren las "presuntas" victimas se producían en bien de las mismas, ya que según el "presunto" cabecilla de esta trama de pederastia, las practicas sexuales eran buenas para la progresión deportiva de sus alumnos, o al menos, eso era lo que les contaba "presuntamente"

El hecho de que solo se presente la acusación por parte de 38 "presuntas" victimas es por que en muchos casos el delito ya ha prescrito. (no entiendo como puede prescribir un delito de estas características)

Es inevitable al hablar de pederastia, no recordar los casos en los que "presuntamente" esta incursa la curia eclesiástica, aunque desde aquí, salgo en defensa de los sacerdotes que no han cometido ningún delito, y ven manchada su imagen por los "actos impuros" de sus colegas. 

Los delitos los cometen las personas, con independencia de creencias, fe o cargo laboral que desempeñen y son ellas las únicas culpables. 

Si hay que criticar el ocultismo y proteccionismo de la iglesia, que ha dado amparo a tramas pederastas y que, desgraciadamente no se solucionan con un perdón publico como el pedido por el Papa. No es perdonable.

Es este un tipo de delito despreciable, que nos revuelve las tripas al común de los mortales, aunque siempre hay quien justifica el acto en la "tendencia" y "sexual" del animal humano.

El muy conocido y despreciable tertuliano televisivo y columnista de "El Mundo" (que ampara sus constantes barbaridades dialécticas), Salvador Sostres, aseguraba en noviembre de 2010 que las jóvenes "de 17 o 18 años" le atraen porque "sus vaginas no huelen a ácido úrico, están limpias", "...que tienen este olor a santidad de primer rasurado, que aún no pican... dulces como lionesas de nata y con carnes que rebotan". 

A la aseveración de Isabel San Sebastián, moderadora en aquel debate, de que no le permitiría acercarse a su hija, pregunta el personaje "¿cuantos años tiene?", "23" le responde Isabel, "muy mayor..." termina diciendo.

Supongo que este hombre podría ser muy bien un "presunto" pederasta, pero nuestra sociedad, defiende la "presunción de inocencia"

No sé si le dieran cancha donde llegaría...

José Ramiro, Bloguero