miércoles, 2 de mayo de 2012

A este gobierno le gusta la pasta. No, la pasta italiana no.

Voracidad recaudatoria

Entre los planes del gobierno, dejados entrever por Soraya Sáenz de Santamaría cuando hablaba hace poco de "liberalizar determinadas infraestructuras, determinados servicios de transporte", y dice que lo harán para que "sean mucho más económicos para los ciudadanos y podamos continuar en una senda de modernización en la línea de lo que han hecho otros países europeos". Parece que detrás de esa modernización lo que se encuentra es instaurar el pago por usar las autovías, hasta ahora gratis. 

España cuenta con una red viaria envidiable de mas de 12.000 km de autovías y poco mas de 3.000 de autopistas. Esos viales son usados por los ciudadanos de forma constante y masiva.

En Europa ya hay algunos países que cobran por el uso de este tipo de infraestructuras, como Suiza o Portugal, donde es de reciente aplicación.

En la situación económica que atraviesa el país, y con los niveles de desempleo actuales, que mantienen una gran parte de la población en un umbral de pobreza real, no parece el momento adecuado para cargar sobre los ciudadanos un costo mas, pero este gobierno no tiene freno y con toda probabilidad pondrá en marcha algún sistema para el "cobro por uso".

Como en algunos países europeos, no seria de extrañar la puesta en marcha de pagos por el acceso a las ciudades, como ya tienen en marcha en Londres o Estocolmo

De momento no se están planteando cobrar por el aire que respiramos, pero démosle tiempo al tiempo y veremos que pasa cualquiera de estos viernes.

José Ramiro, Bloguero