jueves, 26 de abril de 2012

El buen contable y el maquillaje.


Jorge Fernández Díaz y la contabilidad estadística.

Es habitual que en las asesorías fiscales de este país, o al menos lo era cuando los bancos daban crédito a las empresas, que ante tal tesitura se le ofreciera al empresario “maquillar los balances” a fin de favorecer la concesión del préstamo o la Asunción de riesgo por parte del banco.

Es cierto, que un buen contable es capaz de convertir lo malo en bueno (o todo lo contrario)

Llama poderosamente la atención la “habilidad contable” que ha desarrollado el Ministerio del Interior, y en especial el Ministro Jorge Fernández Díaz dando por malas todas las cuentas de sus antecesores en el Ministerio.

Dicen que las cifras de muertos en carretera contabilizadas en los años de gobierno del PSOE no son ciertas, y alegan que no se tienen en cuenta determinados factores que habría que haber incluido en el conteo.

Lo cierto es que si el sistema de conteo es igual entre periodos, los resultados no variaran sustancialmente. Otra cosa es que comparemos periodos con sistemas de conteo distintos. Así si habrá una variación sustancial entre ambos resultados. Los datos suficientemente “maquillados”, muestran lo que un buen contable quiere mostrar

Ahora, dicen que las cifras estadísticas con respecto a la delincuencia no son reales, y que con las modificaciones contables pertinentes, esas cifras van a subir. También aquí es de aplicación la reflexión anterior. Si se aplican los mismos métodos a los ejercicios anteriores y actuales, las diferencias porcentuales serán insignificantes, pero de nuevo un “buen maquillador” esconde los defectos y muestra lo mas bonito de su modelo. Por pura lógica, para comparar estadísticamente dos periodos, el método estadístico empleado debe ser el mismo para ambos.

En cualquier caso, en el ministerio del interior sufren en estos días una especie de obsesión por demostrar, estadísticamente hablando, que en el periodo gubernamental del PSOE todo se hacia peor de lo que ahora ellos son capaces de hacerlo.

No es entendible
Es que Esto no tiene arreglo

José Ramiro, Bloguero